Statement from Bishop Michael F. Burbidge | 2020 National Vocations Awareness Week

Posted on October 30, 2020 View all News

Dear Brothers and Sisters in Christ,

Each year, National Vocation Awareness Week serves as a reminder that God continues to call people to explore the plans he has for them. Our 50 seminarians, along with the 75 men and women in formation for religious life, bear witness to this truth.

This year’s theme comes from the prophet Jeremiah (29:11): “For I know the plans I have for you.” As we celebrate National Vocation Awareness Week, it is inspiring to contemplate that God, our Creator, knows each of us personally and has a plan for our lives.

The most important calling we have is to our vocation: marriage, the priesthood, consecrated life, diaconate, or some other path. To my dear friends in Christ discerning their vocation, I encourage you to focus on using your talents at the service of the Lord to become more like him and bring him to others. If you live more closely to Our Lord, in prayer and service, his will for your life will become clearer.

For those who have committed to a particular vocation, I pray that each morning you are enthused and energized in the great opportunity you have to demonstrate to the world God’s goodness and love. I pray that your vocation enriches you, draws you closer to Christ, and evangelizes a world in need of the fulfilment found only in him.

Brothers and sisters, I also ask that you pray for our diocese, that God will continue sending priestly vocations to serve in this local vineyard. We are blessed with 50 seminarians; however, the needs of our diocese are ever growing. Your prayers are invaluable in helping young men hear the call of Our Lord and respond with courage and confidence.

During this National Vocation Awareness Week, I hope that, with the Lord’s grace, you cultivate a spirit of gratitude toward God for his plans for your life, no matter your vocation. Through our commitment to prayer, holiness, and virtue, may we each find the path of holiness to which God calls us and live that life in abundant grace and in a manner worthy of the call you have received.

Sincerely in Christ,

Bishop Michael F. Burbidge


Queridos hermanos y hermanas en Cristo:

Cada año, la Semana Nacional de Concientización sobre las Vocaciones sirve de recordatorio de que Dios sigue llamando a las personas a explorar los planes que Él tiene para ellas. Nuestros 50 seminaristas, junto con los 75 hombres y mujeres en formación para la vida religiosa, dan testimonio de esta verdad.

El tema de este año viene del profeta Jeremías (29:11): “Porque yo conozco muy bien los planes que tengo proyectados sobre ustedes”. Al celebrar la Semana Nacional de Concientización sobre las Vocaciones, es una inspiración contemplar que Dios, Nuestro Creador, nos conoce personalmente a cada uno de nosotros y tiene un plan para nuestra vida. 

El llamado más importante que tenemos es a seguir nuestra vocación: el matrimonio, el sacerdocio, la vida consagrada, el diaconado o cualquier otro camino. A mis queridos amigos en Cristo que están en proceso de discernimiento de su vocación, los animo a enfocarse en utilizar sus talentos al servicio del Señor para asemejarse más a Él y llevarlo a otros. Si viven más cerca de Nuestro Señor, en oración y servicio, la voluntad de Dios para su vida será más clara. 

Ruego que quienes se han comprometido a seguir una vocación particular sientan entusiasmo y energía cada mañana ante la gran oportunidad que tienen de demostrarle al mundo la bondad y el amor de Dios. Ruego que su vocación los enriquezca, los acerque más a Cristo y evangelice a un mundo en necesidad de realización encontrada solamente en Él. 

Hermanos y hermanas, también les pido que recen por nuestra Diócesis para que Dios siga enviando vocaciones sacerdotales para servir en esta viña local. Tenemos la bendición de contar con 50 seminaristas; sin embargo, las necesidades de nuestra Diócesis son cada vez mayores. Sus oraciones son indispensables para ayudar a que los jóvenes oigan el llamado de Nuestro Señor y respondan con valor y confianza.

Durante la Semana Nacional de Concientización sobre las Vocaciones, espero que, con la gracia del Señor, cultiven un espíritu de gratitud hacia Dios por los planes que Él tiene para su vida, cualquiera que sea su vocación. Pedimos que, a través de nuestro compromiso con la oración, la santidad y la virtud, cada uno de nosotros encuentre el camino hacia la santidad a la que nos llama Dios y vivamos esa vida en gracia abundante y de una manera que nos haga dignos del llamado que hemos recibido. 

Atentamente en Cristo,

Monseñor Michael F. Burbidge