Reconciliación

“Cuando vas a confesarte, debes entender lo que estás a punto de hacer: estás a punto de desencontrar a nuestro Señor.  El Señor está más ansioso por perdonar nuestros pecados que una mujer es llevar a su bebé fuera de un edificio en llamas.” -St. Jean Vianney

El sacramento de la confesión se ofrece de miércoles a sábado (y con cita previa) en la iglesia.  Nuestros confesionarios recientemente renovados permiten un distanciamiento social adecuado, y requerimos que todos usen máscaras mientras están en la fila y en el confesionario.  ¡Los invitamos a que vengan a confesarse tan a menudo como sea posible!About Confession | St. Jerome Parish | Sault Ste Marie, ON

Calendario de Confesión

Miércoles: 8:30 a.m. hasta el penitente pasado

Jueves: 7:00-8:00 p.m.

Viernes: 6:30 p.m. hasta el penitente pasado

Sábado: 3:30 p.m. hasta el penitente pasado

 

“La confesión de los pecados (acusación), incluso desde un punto de vista simplemente humano, nos libera y facilita nuestra reconciliación con los demás. Por la confesión, el hombre se enfrenta a los pecados de que se siente culpable; asume su responsabilidad y, por ello, se abre de nuevo a Dios y a la comunión de la Iglesia con el fin de hacer posible un nuevo futuro.” Catecismo de la Iglesia Católica 1455

Preguntas (Cortesía de Catholic Answers)

 

¿Por qué tengo que ir a un sacerdote para Confesión en lugar de ir directamente a Dios? Después de todo, la Biblia dice que “hay un Dios, y hay un mediador entre Dios y los hombres, el hombre Cristo Jesús” (1 Tim. 2:5)

El Señor quiere que vayamos a Él cuando caemos en pecado. Él quiere perdonarnos, que Él mismo les dio a los Apóstoles el poder de perdonar los pecados. Este poder no viene de los Apóstoles o sus sucesores sin no que de Dios. A través del Nuevo Testamento, Jesús les dios a los Apóstoles autoridad sobre los espíritus impuros, la autoridad para sanar, la autoridad para resucitar a la gente de entre los muertos, etc. Ningún cristiano asume que estos poderes provenían de los propios hombres, ya que Dios es el que ha elegido usarlos para manifestar su poder y misericordia.

En palabras de Pablo, “Y todo esto procede de Dios, quien nos reconcilió con Él mismo por medio de Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación” (2 Cor. 5:18). Los apóstoles y sus sucesores son simplemente embajadores de Cristo (2 Cor. 5:20), trayendo su perdón al mundo a través de los sacramentos y el mensaje del Evangelio. Si Dios ha elegido llevar su mensaje de perdón al mundo por medio de humanos pecadores como Sus embajadores, por qué no sería capaz de dar a estos mensajeros el poder de perdonar y retener los pecados? ¿Y por qué esto no sería un camino natural para Jesús para ampliar su presencia misericordiosa en la tierra durante todas las generaciones?

Si Jesús ha establecido una manera para que nos acerquemos a Él y recibamos su gracia, por qué debemos preferir otra forma? Estaríamos como un niño de tres años con su padre que con prisa por llegar a casa de la tienda, comienza a correr. “Déjame cargarte”, ofrece el padre. El niño dice, “No, papá. Solo mirame, que rapido voy.” Les toma mucho más tiempo llegar a casa porque el orgullo del niño le impide aceptar la ayuda de su padre. Del mismo modo, Dios nos escucha cuando pedimos perdón, pero es peligroso y a menudo orgulloso mantenerse alejados de lo que los santos llaman la “caja de medicinas”, el confesionario. 

¿La confesión de mis pecados no implica que la obra de Cristo fue insuficiente? La Biblia dice que si creo que Jesús es el Señor, seré salvo.

El pasaje al que se refirió es Acts 16:31, que dice: “Cree en el Señor Jesús, y serás salvo, tú y toda tu casa” Suena bastante simple. Sin embargo, la Biblia dice mucho más acerca de la salvación y el perdón. Jesús afirmó repetidamente que si no perdonamos a los demás, no seremos perdonados (Matt. 6:15). Cuando Jesús respiró sobre los Apóstoles en Juan 20, les dio el poder de retener los pecados. Pero si la salvación de uno está supeditada a nada más que una profesión verbal de fe, entonces no hay razón por la cual Jesús le daría a cualquier hombre el poder de retener los pecados. En medio de todos estos pasajes de lo que debemos tener cuidado es que no acampamos en un pasaje bíblico en particular sin consultar al resto de las Escrituras.

Es gracias a la obra de Cristo que obtenemos el perdón. Todos los Cristianos pueden estar de acuerdo en eso. Lo que hay que discutir es cómo ese perdón llega a la humanidad. Cuando Ananias habló con Pablo en Hechos 22:16, dijo: “¿Y ahora por qué esperas? Levántate y bautiza, y lava tus pecados” (Hechos 22:16). Más tarde, en el Nuevo Testamento, el perdón de los pecados está ligado al Sacramento de la Unción de los Enfermos (Santiago 5:13–15). Así como estas prácticas bíblicas son canales de la gracia indulgente de Dios, el Sacramento de la Confesión no se suma ni quita de la obra terminada de Cristo. Es evidencia de la obra terminada de Cristo entre nosotros.